★ TE AYUDAMOS A DESCANSAR ★ ► HASTA 12 MESES SIN INTERÉS ◄
Carrito
No hay productos en el carrito

¿Qué es la firmeza de un colchón? ¿Cómo afecta al descanso?

¿Qué es la firmeza de un colchón? ¿Cómo afecta al descanso?

Claro y raso: La firmeza de un colchón es fundamental para conseguir el mejor descanso. En este post te ayudamos a elegir tu colchón, según su dureza.

Cuando vas a comprar un colchón te encuentras con mil y una variantes que influyen en su comodidad, es decir, en tu descanso.

Nunca tengas prisa por elegir un colchón porque el descanso es salud.

Y tú lo sabes.

El colchón se ha de adaptar a todas y cada una de tus necesidades: a tu peso, a si eres una persona calurosa, a tu postura para dormir… y por supuesto hay que fijarse en la firmeza del colchón.

Aquí te vamos a explicar muchas cosas sobre la firmeza que ha de tener un colchón. Pero si acudes a especialistas en el descanso que te aconsejen, mejor que mejor.

Nuestro teléfono y nuestro correo electrónico siempre estarán abiertos para ti, como también lo está nuestra colchonería en Madrid.

Lo cierto es que la comodidad de un colchón la identificamos en muchas ocasiones con su nivel de dureza o suavidad y, por tanto, los colchones pueden ser o muy suaves o muy duros. En medio, hay una gran gama que luego veremos.

Una advertencia. La firmeza de un colchón y el nivel de apoyo son dos términos diferentes. El primero se refiere a las capas superiores. El segundo tiene en cuenta cómo están confeccionadas las capas medias e inferiores.

La firmeza del se refiere únicamente a la sensación inicial de la cama.

 

Además, consejos para descansar mejor, una guía para comprar tu colchón ideal y descuentos exclusivos.

🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽

 

Tipos de firmeza del colchón

 

Para elegir tu mejor colchón, ¿qué sería lo mejor? Efectivamente. Probarlo. Ahora bien, con cinco minutos no te va a bastar para poder comprobar si su firmeza se adapta a lo que tú estás buscando. Bien es cierto que te puedes apoyar en la opinión de los especialistas del descanso.

 

En principio te vas a encontrar con tipos de firmeza:

 

Firmeza del colchón alta

 

Este tipo de firmeza provoca que tengas mucha presión sobre las zonas más sensibles de tu descanso, como por ejemplo la lumbar, los hombros y la cadera.

Lo que provoca es una desalineación de tu cuerpo que no suele ser buena para tu salud. Puedes llegar a tener dolores cervicales.

 

Firmeza del colchón baja

 

En el lado contrario está la firmeza baja, que puede provocar dolores de espalda, ya que producirá una curvatura poco natural de tu cuerpo.

Entonces, ¿qué hacer?

Pues como en otras muchas facetas de la vida, en el centro está la solución.

 

Categorías de colchones según la firmeza

 

Qué es la firmeza del colchón

Te regalamos un descuento y una guía para comprar tu colchón. GRATIS CLIC AQUÍ 

 

Dicho esto te debemos decir que existe una escala del 1 al 10.

Es un orden de menor a mayor dureza. Y cada persona va a tener una necesidad diferente.

A groso modo podemos decir que el nivel 1 de firmeza significa que el colchón se hundirá de manera exagerada y no tienen ningún tipo de apoyo. Por recomendaciones médicas es posible que ya no encuentres ningún colchón de este nivel en el mercado.

Y así podemos ir hablando sucesivamente del nivel 2, 3, 4, 5... hasta llegar al 10.

El nivel 10, al igual que pasa con el 1, es difícil de comprar. Ni tienen ningún tipo de hundimiento.

Por decirlo muy gráficamente. Si compras un colchón de nivel 10 será la más parecido a dormir en el suelo. Esto es sólo recomendable si lo prescribe algún médico.

Lo dicho. Entre el 1 y el 10 hay un gran elenco de niveles de firmeza que te van a proporcionar esa comodidad que tú necesitas.

 

¿Qué es lo que influye en la elección de la firmeza del colchón?

 

Entones, ¿en qué te has de fijar a la hora de comprar un colchón y decidir sobre su firmeza?

 

Te lo detallamos en las siguientes líneas.

  • La posición de dormir. Fundamental. Quizá el factor más determinante para elegir la firmeza. Si duermes de lado, te aconsejamos que busques un colchón que tenga un nivel entre 3 y 6 porque necesitas más apoyo en tu columna. En cambio, si duermes boca arriba, el nivel debería ser entre el 4 y el 8. Ahora bien, habrá que consultar con el especialista si eres de los que cambian de postura durante la noche y buscar una firmeza intermedia.
  • El peso. Si eres una persona grande lo último que te conviene es un colchón de firmeza blanda porque te hundirás todavía mucho más. Por el contrario, si eres una persona pequeña busca una firmeza media, de entre 3 y 4.
  • La opinión de los fabricantes. Las mejores marcas de colchones como por ejemplo Sonpura o Flex tienen una gran gama de colchones de firmeza media porque es lo más se consume. Haz caso también a los fabricantes de colchones.

En resumen. Cuando hablamos de firmeza podemos decir que en el centro está la virtud. Ni colchones que provocan el hundimiento del cuerpo ni aquellos tan rígidos que parece que estás durmiendo en el suelo.

En este post hemos hecho una definición de qué es la firmeza del colchón, de los niveles que puedes encontrar y de todo lo que debes tener en cuenta a la hora de elegir el mejor colchón.

Además de elegir el mejor colchón, también hay que prestar atención a la base porque puede y debe mejorarlo. Siempre es más interesante para tu comodidad el comprar una base y un colchón al mismo tiempo.

Y, por supuesto, confía en los especialistas del descanso. Además de la firmeza, te dirán si es mejor que compres un colchón viscoelástico o un colchón de muelles ensacados, que son los preferidos actualmente por los consumidores.

¿Qué tipo de firmeza prefieres en tu colchón y por qué? ¿Has tenido problemas de salud por culpa de la firmeza? Contéstanos a estas preguntas en la sección de comentarios.

¿Te ha gustado lo que te  hemos contado? ¿Te ha parecido interesante? Si es así, échanos una mano y ayúdanos a difundirlo a través de tus redes sociales. ¿Lo harás?

Publicado el 4/5/2022
RSS 2.0 (Colchoneria Noticias)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.258 segundos