Carrito
No hay productos en el carrito

Despertarse con las manos dormidas: Causas y remedios

¿Es preocupante despertarse con las manos dormidas? ¿Qué es lo que provoca el hormigueo en las manos? ¿Cuándo ir al médico?

¿Quieres saber todas las razones de despertarse con las manos dormidas? Pues entonces lo que te aconsejamos es que no te separes de este post. Que lo leas hasta el final. Va a ser muy interesante y lo sabrás todo sobre el entumecimiento de tus manos.

Vamos a hablarte de que no es tan infrecuente despertarse con las manos dormidas.

Analizaremos las situaciones en las que conviene que acudas a tu médico de cabecera para que te derive a un especialista.

Hablaremos largo y tendido de todo lo que puede provocar el hormigueo y, por descontado, te informares de algunos remedios.

¿Qué te parece el menú que te hemos preparado? ¿Nos acompañas?

 

Despertarse con las manos dormidas no es tan infrecuente

 

No. No es tan infrecuente. A quien más y a quien menos le ha pasado. Se ha despertado con las manos dormidas o bien con un hormigueo.

En principio lo que te queremos decir es que no debes asustarte.

Lo más probable es que hayas adoptado una mala postura al dormir y que esa sensación desaparezca inmediatamente.

Ahora bien. Si ocurre con mucha frecuencia, sí que te aconsejamos que vayas a tu médico porque puede ser la antesala de otras muchos trastornos como vas a ver a continuación.

 

 

Más causas del hormigueo en las manos

 

Vamos con más causas. Y, atendiendo a las explicaciones de los especialistas, las vamos a dividir en dos apartados.

La primera causa de este hormigueo la podemos encontrar como consecuencia de algunos trastornos del sistema nervioso periférico y la segunda causa está relacionada con los trastornos del sistema nervioso central.

 

Trastornos del sistema nervioso periférico

 

Aquí encontramos las siguientes causas:

  • Síndrome del túnel carpiano o neuropatía compresiva del nervio mediano en muñeca. Una de las más frecuentes y provocadas por motivos laborales. Lo padecen personas que trabajan mucho con sus manos y realizan movimientos muy repetitivos.
  • Neuropatía compresiva del nervio cubital. Es una afección al codo que se suele transmitir a las manos.
  • Radiculopatía cervical. Cuya causa es, con mucha frecuencia, una hernia discal.
  • Plexopatía braquial. Provocada por un traumatismo o una inflamación de los nervios.
  • Polineuropatía periférica. La diabetes mellitus es la responsable de esta dolencia junto con el consumo excesivo de alcohol.

 

Trastornos del sistema nervioso central

Y en este apartado vemos que:

  • Enfermedades vasculares cerebrales o ictus. Que son trastornos de la circulación cerebral
  • Enfermedades inflamatorias con afectación de cerebro y/o médula espinal cervical. Como la esclerosis múltiple.

 

Otros trastornos

 

Que pueden ser:

  • Migrañas.
  • Crisis de ansiedad.
  • Alternaciones metabólicas.
  • Efectos secundarios de algunos fármacos.
  • Fibromialgia.

 

Los especialistas, los neurólogos, indican que si sientes que se te duermen las manos con frecuencia, si notas ese hormigueo y además esa sensación viene acompañada de una pérdida de sensibilidad o te notas que estás más torpe en determinados movimientos, es el momento de que pidas cita en tu médico.

Es decir, es el momento de investigar las causas porque ya no se trata de una mala postura, como hemos indicado al principio, sino que puede ser la antesala de una afección más grave, como ya hemos ido detallando a lo largo de este post.

 

Se me duermen las manos. ¿Qué remedios existen?

 

Hasta ese momento, hasta que el médico diga que se trata de otra causa, lo más frecuente es que ese hormigueo, ese despertarse con las manos dormidas, se deba a que hayas hecho muchos movimientos repetitivos o que tus posturas no hayan sido las más adecuadas.

Sobre todo cuando te acuestas encima de tu colchón, estás cansado y te duermes profundamente. Tan profundamente que ni notas que estás en una mala postura.

Tanto la repetición de movimientos como las posturas inadecuadas son las que al final presionan los nervios de la zona provocando esas sensaciones. Así que es el momento de hablar de los remedios.

 

 

1.      Evitar malas posturas al dormir

 

Evidentemente. Lo estamos diciendo durante todo este post y es lo primero que hay que hacer. Evitar las malas posturas al dormir.

Lo que tienes que hacer es procurar no dormir con los brazos por debajo de la almohada. Tampoco lo hagas con las muñecas dobladas.

 

2.      Una postura adecuada en el trabajo

 

Estamos muchas horas trabajando y es lógico realizar muchos movimientos repetidos.

Si estás en una oficina, procura tener los hombros relajados y la espalda recta. Es la mejor manera de evitar contracturas musculares.

Cuando tienes esa mala postura repercute tanto en dolor de hombros y brazos como el dolor de manos y antebrazos.

 

3.      Ejercicios de estiramiento

 

Que los debes ejecutar con frecuencia. Haz descansos entre tus tareas con el objetivo de relajar tus músculos.

Esa relajación es la que te permitirá que disminuya la presión sobre los nervios.

 

4.      Revisa tu colchón

 

Porque un colchón que no está en condiciones provoca un mal descanso y puede ser también el responsable de esa sensación de manos dormidas al despertar.

Si necesitas cambiar el colchón porque la sientes, lo mejor es consultar con profesionales del descanso, explicar tu caso y seguro que encuentran el colchón que necesitas.

Ya sabes que un colchón se ha de adaptar a tus necesidades físicas. Es decir, debes tener un colchón personalizado.

 

¿HABLAMOS?

 

Si vas a cambiar tu colchón haz lo propio con tu almohada. O, al menos, consulta con estos especialistas cuál es la almohada idónea para evitar el hormigueo.

 

5.      Hábitos saludables

 

Los hábitos saludables también ayudan en este apartado. Por hábitos saludables nos estamos refiriendo a que tengas una dieta equilibrada basada en la dieta mediterránea, considerada como la más saludable del mundo.

Procura hacer ejercicio, al menos durante 150 minutos a la semana, que es la recomendación de la Organización Mundial de la Salud. Y, por descontado, no fumes. Está demostrado que acrecienta la sensación de hormigueo.

 

¿Notas esa sensación de despertarse con las manos dormidas? En tu casa, ¿a qué crees que es debido? ¿Qué solución le has puesto? Contéstanos a estas preguntas en la sección de comentarios.

Y si has llegado hasta aquí, acuérdate de apuntarte a nuestra lista en los campos naranjas que has visto a lo largo de este post.

Publicado el
RSS 2.0 (Colchoneria Noticias)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.351 segundos