Carrito
No hay productos en el carrito

Consejos para hacer una cama perfecta

¿Quieres aprender a hacer una cama de manera perfecta? ¿Qué pasos hay que seguir? Lee este post. Hacer una cama no tendrá secretos para ti.

Es posible que pienses que hacer una cama es una tarea cotidiana y muy sencilla. Que no hay que tener en cuenta muchas cosas.

Pero déjanos decirte que te equivocas. Hacer la cama tiene gran importancia a la hora de descansar cada noche. Y no hace falta a estas alturas que te digamos la importancia que tiene descansar.

Según la Organización Mundial de la Salud, las personas adultas deberíamos dormir entre siete u ocho horas para que nuestra salud no se resienta. Para que nos levantemos siempre activos.

Una cama es algo más que un mueble. Es un elemento que determinará cuál será nuestro estado de salud.

Debes empezar por cuidar tu colchón. Desde el mismo momento en que vas a comprarlo. Has de buscar aquel que se adapte a tus características y elegir el que o bien de muelles ensacados o bien viscoelásticos, te permita dormir a pierna suelta.

¿Es todo? Ni mucho menos. Has de seguir por los somieres o bases tapizadas y por tener en tu casa la mejor ropa de cama del momento.

Todo esto conforma lo que llamamos el “equipo de dormir”, sin que te olvides de comprar un pijama de calidad. Si duermes con pijama, claro está.

 

Cosas a tener en cuenta a la hora de hacer una cama

 

Como te hemos dicho, todo empieza por tener un buen colchón. El elemento más importante de la cama.

A continuación hay que elegir la ropa de cama. Sábanas y cubrecamas que cumplan todas tus expectativas.

La ropa de cama de algodón siempre es una buena alternativa.

Una vez tengas todo esto resuelto hay que ponerse manos a la obra.

 

1.      Levantar la cama

Lo primero que tendrás que hacer, claro está, es levantar la cama y airear la habitación.

Esto es importante para eliminar ácaros y bacterias.

También es conveniente aspirar el colchón cada 15 días con ese mismo propósito.

Si pones sábanas nuevas, mejor que mejor.

Cómo mínimo se deben cambiar las sábanas cada semana. Si es antes, repetimos, mejor que mejor.

 

2.      Poner la sábana bajera, el segundo paso para hacer la cama

El segundo paso es colocar la sábana bajera. Pero no de cualquier manera.

Las esquinas han de quedar bien tensas y la sábana bien lisa.

Es la manera de no hacer arrugas en la cama y poder dormir mejor.

Como te decimos, todos los detalles son la mar de valiosos a la hora de conseguir ese descanso que necesitas.

 

 

🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽🔽

 

3.      La sábana encimera

El tercer paso es la sábana encimera. Posiblemente, la “operación” en la que hay que tener más cuidado.

Has de procurar que esta sábana cuelgue por los dos lados de la cama.

Lo más elegante es que esté a 40 centímetros del suelo.

La parte superior de la cama es la que presenta mayores dificultades porque hay que hacer el embozo.

Para hacerlo como es debido lo mejor es que te dejes 50 centímetros.

Ya solo te quedará remeter la sábana debajo del colchón en la zona de los pies.

No es necesario que la remetas por los laterales. Así te será más cómodo a la hora de dormir.

Lo que sí que hay que procurar, al igual que con la sábana bajera, dejar esquinas perfectas.

Lo que te aconsejamos es que pongas en práctica lo que se llama la “técnica del hospital”.  ¿En qué consiste? Lo vemos:

  1. Levanta una esquina de la encimera y dóblala poniéndola sobre el lateral del colchón.
  2. Remete lo que te sobre, pero sigue manteniendo la esquina doblada.
  3. Ahora deja caer la sábana formando un ángulo de 45 grados con respecto a la esquina.
  4. El último paso es recoger y meter bajo el colchón los laterales.

 

El cubrecama

Estamos ya acabando y vamos a hablar de los cubrecamas. En cuanto a esta prenda para dormir tienes muchas posibilidades. Todas son válidas para conseguir dos objetivos:

  • Tener la temperatura adecuada en la cama sin necesidad de que te gaste mucho dinero en calefacción.
  • Conseguir esa decoración que tú quieres en tu habitación principal. Debes elegir ese cubrecama que combine con el resto de elementos.

Dicho esto, ¿qué cubrecama está a tu disposición?

  • La funda nórdica. Quizá la más utilizada por su versatilidad. Es una pieza de ropa de cama que está abierta por un lado y es en ese lado donde se mete el relleno nórdico. Este relleno puede ser de diferentes gramajes dependiendo de la zona en que vivas.

         Relleno nórdico

         Aquí tienes un relleno nórdico de fibra

  • El edredón. Que es muy parecido a la funda nórdica. Está cosida por los cuatro costados y tiene un relleno que procura confort. Ese relleno también tiene diferentes gramajes a tu gusto.
  • Las mantas. Las mantas han dejado de ser unas piezas pesadas y feas. Con el éxito de las fundas nórdicas se reinventaron y son muy ligeras y tiene un alto poder decorativo.
  • Colchas. Las colchas también ofrecen mucho poder decorativo, pero son más ligeras y las tres anteriores y se reservan para la primavera y el verano. A tener en cuenta las cochas bouti, sin duda las más empleadas de todas cuantas existen.

 

Acabamos ya. Esperamos que estos consejos te hayan servido y que hagas una cama espectacular. Antes de despedirnos, una pregunta: ¿Tienes algún secreto que quieras compartir con nosotros para hacer la cama? Nos encantaría que nos lo dijeras en la sección de comentarios.

¿Te ha parecido útil lo que te hemos contado? ¿Qué tal si lo compartes en tus redes sociales si así lo consideras? Estaríamos encantados de que lo hicieras.

Publicado el
RSS 2.0 (Colchoneria Noticias)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.313 segundos