¿Cómo evitar los terrores nocturnos en niños?

       

¿Cómo evitar los terrores nocturnos en niños?

Un trastorno del sueño bastante común entre la población infantil son los terrores nocturnos son, aunque los adultos también podemos sufrirlo.

 

También te puede interesar: ¿Cómo evitar las pesadillas en niños?

 

Los síntomas se detectan cuando el niño, durante la noche, siente pánico llegando incluso a gritar.

 

Todo esto, mientras el niño está dormido. Además, al día siguiente no suele recordar lo sucedido durante el sueño.

 

Es evidente que, si eres padre de un niño que sufre este trastorno, estés muy preocupado por la situación.

 

Es normal, cualquier padre quiere que su hijo tenga un descanso apropiado.

 

El descanso es vital para poder retomar las actividades diarias con fuerza y energía. Descansar en un buen colchón, es una de las opciones que puede ayudar a los niños que sufren terrores nocturnos.

 

 

Cómo evitar terrores nocturnos en niños

 

Los terrores nocturnos en niños son más habituales de lo que creemos. Pero hay que diferenciar entre el terror nocturno y las pesadillas, porque podemos confundirnos y creer que son lo mismo.

 

En ambos casos, el niño puede sufrir un miedo extremo, pero la diferencia radica en que, tras las pesadillas, el pequeño puede recordar lo soñado, pero en el caso de los terrores nocturnos, por la mañana, se habrá olvidado de todo, como si nada hubiese pasado.

 

Es lógico que los padres quieran evitar los terrores nocturnos en niños pequeños. A ningún padre le gusta escuchar gritar a su hijo en medio de la noche, a causa del pánico que sufren por estos terrores.

Como evitar terrores nocturnos en niños adoptados

 

Para controlar esta situación es importante evitar dar al pequeño cenas demasiado abundantes. Éstas pueden provocar malestar durante la noche.

 

Hay que ayudar al niño a relajarse antes de irse a la cama. Por ejemplo, puede ser bueno darle un baño, y no dejar que vea la televisión, ni que juegue a videojuegos, para prevenir excitaciones o emociones fuertes.

 

Es importante mantener una comunicación fluida y de calidad con el niño. Si en el colegio le ha pasado algo que le preocupa y lo está reprimiendo, por la noche, esa situación estresante puede influir a que el niño sufra terrores nocturnos. Hablar de ello le ayudará a dormir mejor.

 

Esto es especialmente significativo cuando aparecen los terrores nocturnos en niños adoptados.

 

Estos pequeños han pasado por una situación complicada en la que puede que les haya faltado el cariño y otras necesidades afectivas.

 

El pequeño debe sentirse seguro en su nuevo hogar, evitando así el estrés, que puede llevar a desencadenar episodios de terrores nocturnos.

 

Igual de necesario es que los niños tengan un horario para irse a dormir. Un horario que deben cumplir, sin excepciones, incluso, cuando sea fin de semana. Es recomendable marcar unas rutinas de sueño.

 

 

Consecuencias de terrores nocturnos en niños

 

Los terrores nocturnos en niños aparecen, en especial, por el cansancio y estrés al que puede estar sometido el menor. Y las consecuencias que trae consigo este trastorno en los pequeños, resulta muy preocupante para los padres.

 

Este trastorno puede provocar daños en la salud de los pequeños. Tener un sueño reparador y descansar es muy importante para mantenerse sano y fuerte. Poder disfrutar de un colchón adaptado a las necesidades del cuerpo del niño, es una buena opción para ayudarle con su descanso.

 

Pero, además, los terrores nocturnos en niños pequeños puede provocar en ellos que se levanten sonámbulos, en mitad de la noche.

 

Durante esos episodios, el niño, no tienen control de lo que pasa a su alrededor. Se levanta dormido y puede tropezar con cualquier objeto que tenga delante.

 

Por eso, si tu hijo sufre de este problema del sueño, debes mantener tu casa libre de obstáculos para que no se haga daño.

 

Síntomas de terrores nocturnos en niños

 

Es importante conocer los síntomas que provocan los terrores nocturnos en niños. Esto te ayudará, como familiar, a estar atento y poder ayudar al pequeño en lo que necesite, para controlarlos y evitarlos.

 

Durante un episodio de terror nocturno, el niño puede padecer de sonambulismo, lo que puede llevarle, incluso, a abandonar la casa.

 

los niños pueden llegar a tener sonambulismo

Aunque tenga los ojos abiertos, hay que tener en cuenta que estará dormido, por lo que no reconocerá a nadie que se encuentre por el camino.

 

Puede padecer sudores, que le aumente el ritmo cardíaco, el sentimiento de miedo puede hacerle gritar y que su respiración se acelere.

 

Mientras se mantenga en esta situación, el niño puede tener impulsos violentos dando patadas y puñetazos. Todo esto es consecuencia del pánico que está sintiendo en ese momento.

 

Si lo que está padeciendo es un caso de terror nocturno, cuando se despierte a la mañana siguiente, es muy probable que no recuerde lo que ha pasado. Al contrario que en el caso de una pesadilla.

 

Qué hacer ante un caso de terror nocturno

 

Siempre se explica qué hacer para evitar que ocurran casos de terrores nocturnos en niños pequeños.

 

Pero también es importante aprender, qué hacer en caso de que aparezca un episodio de estas características.

 

Si tienes un hijo que sufre de éstos episodios, debes saber que aunque lo parezca, en realidad, el niño no está sufriendo.

 

De hecho, suelen sufrir más los familiares que se encuentran ante esta situación porque son conscientes y se sienten frustrados, que el propio pequeño que los padece.

 

Para evitar que el niño se lesione, es importante alejar cualquier objeto con el que el niño pueda golpearse en caso de tener un episodio de sonambulismo. En especial, proteger las escaleras en la casa.

 

Mientras dure el ataque es mejor dejar que el niño siga inconsciente. Cuando despierte, el niño no tendrá recuerdos de esos momentos, así que se encontrará bien y tranquilo.

 

Es entendible que, como familiar, puedas estar preocupado por lo que está pasando el pequeño.

 

Pero es mejor evitar mostrar esa preocupación al hablar con el niño. De esta manera se le ayuda a controlar el nivel de estrés que pueda sufrir.

 

Esta niña ya no tiene terrores nocturnos y duerme bien

La mejor manera de contribuir a la salud del niño es ayudándole a tener un buen descanso. Contar con un buen colchón, le permitirá tener ese sueño profundo y reparador que le dará fuerzas para enfrentarse al nuevo día con energía.

No dudes en pregúntanos y te informaremos de que colchón es bueno para tu peque en nuestra colchonería de Madrid, o llámanos al 91571 55 19 también por whatsapp

También puedes dejar tu comentario en este post.

Publicado el 14/7/2019 en Descansar Mejor

       

RSS 2.0 (Descansar Mejor) RSS 2.0 (Colchoneria Noticias)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios