Carrito
No hay productos en el carrito

¿Cómo dormir en los cambios de hora?

¿Cómo dormir en los cambios de hora?

¿Cómo dormir en los cambios de hora? ¿Cómo acostumbrar nuestro cuerpo cuando cambian la hora o viajas a otros continentes?

¿Lo quieres saber todo sobre cómo dormir en los cambios de hora?

Pues esta es tu oportunidad. No dejes de leer este post hasta el final porque te va a resultar la mar de interesante.

Horario de verano, horario de invierno… A pesar de las polémicas y que gran parte de la población está en contra, los cambios horarios se suceden en España.

Evidentemente, los cambios horarios se producen cuando se cambia de continente y, evidentemente también, afecta al descanso.

Si viajas de Madrid a Nueva York la diferencia es de 6 horas y si lo haces a Los Ángeles es de 9. Si vas a viajar a Australia, la diferencia de horas es de 8.

Normal que con esas diferencias de horas la salud se resienta. Ten en cuenta, y ya lo dice la Organización Mundial de la Salud, que el descanso es igual de importante que alimentarse bien o hacer ejercicio de manera regular.

Cuando esto sucede, esto es, un cambio de horario, bien sea porque no han decidido nuestras autoridades, bien sea porque has cambiado de continente, lo más normal es que te encuentres más enfadado, con peor humor, irritado, ansioso.

Esta es la opinión de los especialistas en sueño que, por otra parte, no acaban de entender muy bien a qué se deben los cambios horarios en España.

Desde luego que no son buenos para la salud y el cuerpo humano se ha de acostumbrar una y otra vez a dormir en los cambios de horario.

 

 

Cómo prepararse para dormir en los cambios de hora

Dicho esto, y como parece que nos quedan todavía algunos cambios de hora durante los próximos años…. ¿qué podemos hacer? Pues prepararnos. Los especialistas en el sueño nos dan varios consejos:

 

1.      Tomárselo con tranquilidad

El primero consejo es más que obvio. Resignación. No alterarse más de lo debido si volvemos a ver que nos cambian la hora.

Hay que hacer un ejercicio mental y pensar que nuestro cuerpo se va a volver a acostumbrar. Si eres aficionado al yoga o a pilates, intenta hacer más sesiones de las acostumbradas.

 

2.      Planifica tu reloj humano poco a poco para dormir en los cambios de hora

Si sabes que van a cambiar la hora o si sabes que vas a hacer un viaje intercontinental, no hay mejor manera que hacer un pequeño entrenamiento.

¿En qué puede consistir dicho entrenamiento? En ir adelantando la hora de dormir en 30 minutos los días previos antes del cambio de hora. Por supuesto que esto va a requerir también que cambies las horas de la cena.

Un inciso. Todo el mundo coincide que en España cenamos muy tarde y que esto tampoco es bueno para la salud. Y en verano todavía cenamos más tarde. Cuando vayas a acostarte en tu colchón deberías haber cenado dos horas antes como mínimo.

Piensa que esa cena no la vas a “quemar” con actividad porque es la hora de dormir.

 

3.      La cena, siempre ligera

Haz una cena ligera para adaptarte al cambio horario 

Para ayudarte a dormir, la cena siempre ha de ser ligera. Ha de ser la comida más suave del día. Ya te lo hemos dicho en el párrafo anterior. No vas a “quemar” las calorías que ingieres en la cena porque la actividad es nula.

Del mismo modo, queda terminantemente prohibido el consumo del alcohol. Si bien es cierto que produce una cierta somnolencia, se ha demostrado sobradamente que el alcohol interrumpe el sueño.

En este estudio que puedes leer aquí se indica, entre otras cosas, que la deshidratación que provoca el alcohol interfiere en el sueño.

 

4.      No a los aparatos electrónicos ni a las pantallas de ordenador o móvil

Apaga el móvil para dormir mejor 

Cada vez está más claro que los aparatos electrónicos y sobre todo las pantallas de móvil y ordenador son verdaderos excitantes que no dejan conciliar el sueño.

Procura no utilizarlos al menos dos horas antes de irte a dormir. Sustitúyelos por un buen libro o por un buen rato de conversación.

Y mucho ojo con los adolescentes porque abusan de las pantallas de sus teléfonos inteligentes y no duermen las horas necesarias. Esto provoca fatiga y cansancio y, por supuesto, impide que rindan en sus actividades diarias.

 

5.      La siesta

Duerme una siesta para adaptarte al cambio horario 

Otro buen remedio que has de hacer tanto para prepararte para dormir en los cambios de hora como en tu actividad normal es la siesta.

Pero una siesta “controlada”. Nos explicamos. No vale a ponerse el pijama y acostarse en el colchón para dormir dos o tres horas. Esto, lo único que provocaría, sería no poder conciliar el sueño durante la noche.

La siesta no debe durar más de 20 minutos y se ha demostrado que es fantástica porque es una pequeña “desconexión” que “carga pilas” y hace que rindas mucho más durante la tarde. Tampoco interfiere en el sueño nocturno.

Un consejo. Si haces siestas muy largas, es posible que estés sustituyendo el sueño nocturno por la siesta. Es decir, estás cambiando tus hábitos. Esto no es nada positivo y lo más aconsejable es que acudas a tu médico para ponerle remedio.

Hasta aquí hemos llegado. Te hemos querido contar cómo dormir en los cambios de hora. A mucha gente le cuesta acostumbrarse cuando se cambian los horarios de verano e invierno o cuando van a hacer un viaje intercontinental. Esperamos que estos consejos te hayan venido la mar de bien.

Por cierto, ¿tienes algún secreto para dormir en los cambios de hora que quieras compartir con nosotros? Hazlo en la sección de comentarios. Estaríamos encantados de que lo hicieras.

¿Te ha gustado lo que te hemos contado? Si es así, ¿lo vas a compartir en tus redes sociales? ¿Nos ayudas a difundirlo? También estaríamos encantados de que lo hicieras. 

Publicado el
RSS 2.0 (Colchoneria Noticias)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.390 segundos